martes, 13 de enero de 2009

Breve historia de una Traición.

Supe que sería aquella la última vez que nos veríamos, sin embargo esa certeza hacía horas que dejó de importarme. Aparentando un falso desconcierto por mi descarga enloquecida, agarró sus maletas casi vacías, y justo antes de abrir la puerta giró sus caderas a cámara lenta, melena al viento, al más puro estilo video clip venezolano, y con su juego de ojos “perro apaleado” que eligió para la ocasión, me lanzó una mirada que bien podría haber ablandado a un muro de hormigón.

-“Está bien, me iré si a así lo quieres, algún día te arrepentirás”

Su sentencia no me intimidó, ni su fingido abatimiento me conmovió, ni siquiera sus ojos cristalizados, que en otro tiempo hubiesen sido la excusa perfecta para el olvido, suscitaban más que mi creciente necesidad de que saliera por aquella puerta rumbo al exterior de mi vida.

Y me quedé ahí, sosteniendo en mis oídos el último eco de su portazo, maldiciéndome por mi ingenuidad, por haberle abierto mi casa, mi cama y el cajón donde dormía desde hacía un par de meses el tocho de hojas que habían sido por mucho tiempo mi secreto y el primero de mis anhelos.

La mañana que me topé con el escaparate de la librería donde exhibían para su venta mi sueño encuadernado y firmado por otra persona, se me cayeron sin remedio, uno a uno, golpeando como granizos en techo de uralita, todos los palos de mi sombrajo.


8 comentarios:

genialsiempre dijo...

Bueno, bueno....esto suena a principio de una buena novela...¿para cuando la continuación?

No nos hagas esperar.

José María

Pedro dijo...

Gracias por la advertencia, tendré más cuidado en adelante con mis manuscritos, aunque ¿quién los iba a querer?
Tus mini relatos hacen reflexionar, además de estar muy bien elaborados, algo nada fácil en este tipo de literatura.

Escuela de Letras Libres dijo...

Ya sabes, a partir de ahora en PDF, dentro de un Pen Drive y a buen recaudo in your pocket, by the face. Un cuento very good, of true... jejeje.

Antoñín

María dijo...

Me ha encantado el relato, bien escrito, bien estructurado y con un final impredecible.
La traición es quizás uno de los dolores más profundos que existen. Lejos de escondernos hay que salir a la vida a pecho descubierto.
BESOS.

victor Rocco dijo...

"Las letras que de mi hablan son tormenta fina que corta la noche"

noticias de mi salud

David dijo...

Letras excelentes, eh ??
Enhorabuena.
Saludos.

Anónimo dijo...

EL DIA A DIA ESTA LLENO DE PEQUEÑAS TRAICIONES. BRAVO. UNA VEZ MÁS HAS EXPRESADO CON PALABRAS LO QUE YO NO PUEDO DECIR.
INMUKY TU FAN Nº1.

Anónimo dijo...

Anda chica, me han emocionado tus palabras. Realmente cada una de ellas no han producido en mi precisamente indeferencia.. video clip venezolano, esto me recuerda a tardes en la cama, las dos tatareando canciones del rubio mexicano..aqui queda tu sello de identidad, esto es sin duda un bocado exquisito.. como diria el gran poeta de los pueblos blancos...me emociona tu escritura.