viernes, 18 de diciembre de 2009

Búsquedas incorrectas


-“Busco a un hombre que no tenga pelos en los dedos, que no llore y por supuesto, que no mueva el bigote al hablar”.
En los cinco años que llevaba como encargada de la agencia matrimonial había oído todo tipo de inclinaciones y preferencias, pero poquitas superaban las excentridades de aquella mujer. Revolví los expedientes aún sabiendo que no encontraría ninguno con aquellas características, solo por el hecho de retenerla unos minutos más y seguir disfrutando del aleteo nervioso de sus manos de satén. Poco más tarde le confirmé el resultado nulo de la búsqueda.

Toda una noche pensando en ella me dio para marcar su número a la mañana siguiente: “Señora, tenemos alguien de su interés”. Lo tenía todo controlado, incluso había logrado inmovilizar el labio superior al hablar, ahora sólo me quedaba convencerla de que buscaba una mujer.

17 comentarios:

Narci dijo...

Vaya, parece que en todas partes hay alguien que no sabe muy bien lo que busca en la vida.

buen micro.
Saludos

genialsiempre dijo...

Creo que te ha salido tu lado lebo, pero está muy bien manejado, como siempre con un desenlace inesperado.

José maría

Dani7 dijo...

Un relato muy tuyo Carmen. Por cierto un día me tienes que decir tu secreto buscando las imagenes, son todas alucinantes.

Anónimo dijo...

cuento negro con detective -agencia , esta vez- y rubía caprichosa...pero de final a contracorriente del género. Estupendo. fita

Anatxu dijo...

Como siempre, impecable, Carmen...
Tus finales sorprendentes.
Besos

Antonio Fassa Lovillo dijo...

Buenoooooooooo!!! Debe ser dificil un desenlace así, en un relato tan breve. Muy bueno!! Fíjate lo apasionante que es esto del microrrelato, el relato breve, etc. Personalmente comparo la novela con un cocido, y el relato corto con un canapé de caviar. Me parece una textura sonora, llena de reflexión.

Gracias y salud!!!

DEMOFILA dijo...

Más ilusión me hace a mí leerte a tí, la entrada me ha parecido muy simpatica, es genial, me he reido un rato con ella, y el final, es impresivible.
Como siempre, muy bien tu entrada, escribes de maravilla, todo lo que haces es estupendo.
Gracías por visitarme de nuevo, yo deseo lo mismo para tí, mucha felicidad, que tu corazón esté pleno de alegría, y que el nuevo año te colme de paz.
Un beso muy fuerte, espero que nos volvamos a comentar antes de navidad, si puedes.

tusojosmiletra dijo...

hola carmen linda entrada...una reflexion interesante quizas la mujer de la busqueda se estaba buscando asi misma...creo una raiz de nuestras busquedas en eso no encontrarnos a nosotros mismos aveces y creemos q otrso pueden traernos aquello q necesitamos y esta con nosotros mismo...es mi lectura Kariños David.V.

VCC Dialogotomía dijo...

Creo que la mujer no podrá estar con nadie, pues al describir al que no quería sólo estaba describiendo al que estaba delante. Supongo que cuando viese que ese hombre no movía el labio superior, directamente le rechazaría por ser como Aznar.

Un muás.

Pedro dijo...

Increíble, no hay tema que se resista a tus breves y certeras palabras. Te estás haciendo toda una experta en dejarme con la boca abierta.

Besitos y felicidades a los dos.

Cele dijo...

Siempre hay un roto para un descosido, ja,ja. Muy bueno y es que en un mundo tan grande casi siempre existe eso tan extraño que buscas. Pero lo dificil es encontrarlo. Buen trabajo y un beso

Buscador de buscadores dijo...

Si no sabemos lo que queremos, y lo que sabemos que queremos no es a menudo lo que más nos conviene... ¿por qué empeñarnos en que lo que tenemos no es lo mejor?

La mente no entiende nada...

No pienso acostumbrarme a tus genialidades.

Un abrazo paisana, y feliz Navidad.

El fontanero del mar dijo...

Maravilloso Carmen, pero con una salvedad, eso de alguien que hable sin mover el bigote me recuerda a un innombrable, por no decir otra cosa jajaja

Tomasson dijo...

si Aznar estuviese soltero sería el hombre perfecto para esa dama. Muy buen relato, como es habitual en ti, con un final que no se lo espera ni Hitchcock. Un beso

Buscador de buscadores dijo...

Vengo a felicitarte, paisana.

Que tengas una Feliz Navidad y un introspectivo año nuevo, en compañía de los tuyos.

PD. Tienes el mayor de mis deseos en El Ocaso de la Mirada.

María C.R. dijo...

Carmen, como siempre, al terminar de leer tus relatos, esbozo una sonrisa complacida, mis ojos miran la pantalla sorprendido y me quedo unos minutos en silencio, disfruntado de lo inesperado y de alguna de tus imagenes que relamo durante un rato.
FELICES FIESTAS COMPAÑERA, MIS MEJORES DESEOS VIAJAN DE CORAZÓN A CORAZÓN!!

Anónimo dijo...

¡He encontrado dónde leerte!
Me gustan mucho tus relatos. Me recuerdan la famosa "doble caja", y me encanta.

Enhorabuena por textos con verdad.

Ricardo