miércoles, 6 de enero de 2010

Regalo Saudade


Los Reyes Magos me trajeron toneladas de Saudade, en cajas de 5 kilos selladas con cinta marrón de embalar. Me las encontré esta mañana en el salón, por debajo de la mesa, junto a la estantería y detrás del sofá, estaba todo lleno de saudade.

Una señal del esquivo sol me invitó a salir a la calle, y sorteando la maraña de bicicletas con cuatro ruedas, paseé mi nostalgia con esmero, como las niñas paseaban sus carritos de capota, con la absoluta seguridad de que ni en todo el mundo habría uno mejor. Luego el cargo de la añoranza me resultó algo incómodo, me impedía reír con normalidad, y ya para cuando mis sobrinos me pidieron jugar al fútbol con ellos, el peso de mi saudade se había multiplicado en mi espalda. En dos horas estaba empachada de tanta melancolía, y eso que a ratos se fugaba a borbotones por el iris de mis ojos.

Ahora, acabando el día, la añoranza atraviesa mis tejidos y empieza a doler. Ya no me sienta bien este desasosiego, me esclaviza el pecho con su constante presión. Y miro a mi alrededor y no veo más que cajas de saudade esperando a que las abra, no veo más que cajas, cajas y sus sombras.

Por eso regalo saudade, en pequeñas dosis que no duelen, a quien busque inspiración, a quien desee una pausa, a quien pretenda desinfectarse, a quien la necesite. Regalo el sobrante, que es mucho, porque mi despensa está a reventar de mercancía. Tengo tanta que me temo que si no voy arriando la carga, ni en todo el año me desprenderé de esta saudade.



"El texto es completamente verídico (para mí desgracia), y la imagen está hecha en uno de los maravillosos callejones de Lisboa, la cuna de la Saudade"

22 comentarios:

Jose Ramon dijo...

La soledad que a ti te sobra es la que ami me falta, por eso yo la busco en mis salidas al campo la mayor parte de las veces solo acompañado de mi mismo y para mi es una gozada

María Dolores dijo...

Hola Carmen:

Esta vez has hecho que de nuevo se mojen mis ojos. ¿Sabes? De eso que te han traido los Reyes también tengo mi parte, pero acepto encantada tu dosis de regalo.

Ayer yo tuve mis regalos, sin embargo a última hora del día me llamó un amigo, un compañero de mis talleres de aquí de Jerez diciéndome que era el Rey Baltasar y para ver cómo estaba. Ese sin duda fue el mejor de los regalos.

Estoy segura de que entre todos te vamos a descargar de tu saudade.

Besos,

Loli.

genialsiempre dijo...

Lo siento Carmen, ha sido culpa mía. Me llamaron los Reyes para pedorme algo para poder echar este año, pues con la crisis están fatal y como tenía tanta pues les dije que se llevaran toda la que quisieran.
Supongo que iban muy cargados y lo han dejado por Medina para aligerar, pero a mi todavía me queda suficiente, así que no puedo ayudarte, ahora que si quieres devolvérmela pasa por casa, total un poco más no lo voy a notar.

José María

Adolfo Payés dijo...

Muy sentido tu escrito. la soledad que nos acompaña..

Un abrazo
Saludos fraternos..

La gitana rubia dijo...

Todos tenemos algo de tu historia, gracias por compartirla, será una manera de sentirnos más acompañados.

Besos.

La gitana rubia dijo...

Por cierto Carmen, he estado ojeando tus fotos en flickr. Me han encantado, ¿y están hechas con una compacta? que maestría mujer. Las macro de flores y los robados geniales, enhorabuena.

Anatxu dijo...

Carmencitaaaaaaa...dame toda la que te sobre, no cargues tú toda con ella, que no me lo perdonaría nunca.
Mi abuela Tula tenía unas cuantas recetas de cocina cuyo ingrediente principal es el saudade. Cuando quieras y donde quieras,ya lo sabes.

A cambio, te regalo sonrisas, ilusión y optimismo, que de eso estoy sobrada.
Y te mando un beso grande de nuestro amigo DIALOGOTOMIA, que he estado con él en Madrid.
Nos vemos en poco tiempo, seguro.
Besos

El fontanero del mar dijo...

me ha encantado, yo también he tenido en estos días algo de "saudade", por eso le he hecho referencia, así con tus palabras, en mi entrada de hoy. Un abrazo

VCC Dialogotomía dijo...

Carmen, el que te lee tenía mucha saudade y la fue soltando por el camino. Es una elección.
Miro al presente y afronto lo que soy. Decido si arrastro, empujo o simplemente me muevo con el viento.
No seas como una fábrica de moneda y timbre descontrolada. Ya sabes lo que pasaría con la inflación.

Un beso.
Gracias, Anatxu, por entregarle a Carmen el recado que te di.

Antonio Fassa dijo...

Pues contra la soledad y la melancolía l@s amig@s.

"Que pa eso estamos".

Un abrazo muyyyyyyyy fuerteeeeeee.

Buscador de buscadores dijo...

A tu altura, debe ser uno de esos últimos coletazos de esa bestia despiadada, que se coló en tu cocina. No la pierdas de vista. Recuerda el magestuoso poder de la mirada interior...

El tiempo hará el resto.

Espero que tus ánimos se recuperen pronto, no hay tiempo que ganar... en el presente. Ahí está la clave.

Besos desde el ocaso.

Tomasson dijo...

Ni siquiera esa cantidad de saudade empañan el buen sabor de tus letras, que no me entere yo que ni un rey te deja más de "eso", que si no me vuelvo republicano hasta para los regalos. besos

Ana Márquez dijo...

Niña, la melancolía debe servirnos únicamente para llenar algún momento de un recuerdo hermoso, pero no para hacernos daño. Esa saudade recházala, te lo dice una experta en saudades de todas clases :-)

Oyes, esas fotos del slide son todas tuyas? Son muy buenas. ¿Te importaría que usara alguna para hacer una acuarela? Si no quieres, no problem, eh? que yo lo entiendo :-) Ya me dices.

A animarse, jamía. Un besito gordo.

Narci dijo...

Acepto una porción de tu saudade, y a mi vez yo también la repartiré, pues no ando falta de ella.

Besos y feliz y bullicioso 2010, con mis mejores deseos para que la saudade se esfume por tus ventanas.

Narci

Cele dijo...

Unos la buscan, cansados de no tener espacio para pensar y otro la quieren echar por que se adueña de sus vidas.
Me llevo una poca de esa que a ti te sobra, aunque yo de vez en cuando....
pero da igual entre todos llenaremos el hueco de toda esa saudade que vas repartiendo. Un besazo

Felipe Sérvulo dijo...

Qué decir que ya no te hayan dicho. Enhorabuena por mi parte.

DEMOFILA dijo...

A mí tambíen me hace mucha ilusión leerte, porque escribes de maravilla.
No sé que es eso del saudade, pero si te sobra, y no perjudica, regalame un poquito, así tendré un regalo tuyo.
Gracías por felicitarme, creo que yo no he dicho que no tiene importancia, solo no es para tanto, aunque estoy contentísima.
Un abrazo muy fuerte, Carmen, de esta amiga gloguera vecina de tu tierra.

Geles Calderón dijo...

Suelta lastre, amiga. Haz caso a "VCC Dialogotomía"...

No obstante, yo te digo:
Vístete de armonía, calzate de libertad, perfúmate de tí misma... y sal al encuentro de la vida, ¡ella pregunta por ti, y te está esperando ahi fuera!

Besos.

tangai dijo...

Sólo es un rayo de luna... yo los colecciono hace años, por eso te digo... sólo es un rayo de luna. Un besote!

Alinando dijo...

(Ssshhhh... cucha Carmen, te hablo así bajito pa que no se entere nadie... Que he conseguío una furgoneta de un amigo. Dice que caben lo menos mil quilos de saudade. El es mu exagerao pero yo creo que vale, así que cuando quieras la cargamos con tu saudade la mía, que yo creo qe con dos portes a Miramundo nos la quitamos de enmedio... ¿Hace? Po tú me avisas... Ea, a mandar.

Equilibrista dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Equilibrista dijo...

a mí también me trajeron una carga de saudade, de falta de ganas, de inspiración... busco la mirada de los amig@s para poder aliviar la carga...