miércoles, 7 de abril de 2010

Un agradecimiento


Gracias a la melodía de eslabones contra vírgenes doradas que siempre anticipan tu presencia, aún sin tu presencia.

A tú sonrisa analgésica,

a tu caricia fragante,

a tu palabra justa.


A la entrega, el valor, la vida.



Gracias a tu mensaje certero capaz de mitigar penas y ensalzar primaveras, aún no siendo primavera.


A tu cobijo balsámico,

a tu generosidad paliativa,

a tu olor que es solo tuyo.


Al consuelo, la calma, el silencio.


Gracias a la enfermera, la maestra, la amiga, el ejemplo la confidente, la aliada, la compañera, y a todo eso que eres tú, aún siendo solo madre.


A mi madre, a todas las madres.

17 comentarios:

Jose Ramon dijo...

Gracias a ti, haces recordar que eela siempre esta hay cuando la necesitas

Pedro dijo...

Todas las gracias son pocas para ellas, las que mantienen el mundo en movimiento... desde la sombra.

Saludos.

Adolfo Payés dijo...

Que hermoso y tierno tu poema..

un placer leerte mi querida amiga..

Un gusto volver a leerte..

Después de mi ausencia... me quedo disfrutando de tus letras...

Un abrazo
Saludos fraternos..

Pilar dijo...

Dicen que se aprende a ser hija cuado se es madre, tú has aprendido esa lección antes de tiempo te felicito, eres increible, el mayor regalo a una madre es decirle de que la quieres.

Cele dijo...

Todas las gracias son pocas, pero con una hija así, todo esfuerzo merece la pena y sin duda el mayor orgullo que se puede sentir.
Besos

Dani7 dijo...

¡Ay Oma!

genialsiempre dijo...

!Que puedo decir!, me gustaría recibir algo así...pero claro, yo no soy madre.

José maría

tangai dijo...

Ya ves!, las madres siempre, las madres antes, y después, las madres 24 horas, qué lástima que normalmente ellos se queden fuera. Porque les da la gana. Un abrazo.

Buscador de buscadores dijo...

Un hermoso y poético homenaje.

El concepto de madre lo merece todo y siempre es poco.
¡¡ Qué cargo de tanta responsabilidad !!

Besos, paisana.

Anónimo dijo...

Gracias a ti por recordar a las madres. Gracias a Pedro por su comentario. Como siempre dices más de lo que escribes, eres increíble.

Tu madre debe de ser la mujer más feliz del mundo. Y para empezar con la poesía qué mejor tema que ese.

Besos,

Loli.

Anónimo dijo...

Ser madre es muy difícil, pero tu madre lo ha hecho estupendamente. Ya ves, el resultado. Nuestra Carmen, con esa sonrisa tan bonita, ese brillo en la mirada y esta tierna poesía.

Un abrazo muy fuerte Carmen.
Eva.

Equilibrista dijo...

carmen, conociéndote a ti y a tu madre, aunque a ella sólo la haya visto una vez, me dice la intuición que sois iguales, así que ambas podéis estar muy muy contentas...

felicidades y feliz día del libro!
deivid

evatm1@hotmail.com dijo...

Precioso canto. Felicidades, mañana y siempre, a todas las mamás y a las que tienen alma de madre.

Equilibrista dijo...

Carmen, la semana pasada les leí a mis "niñas" y "niños" de Gerasa este texto y te tengo que decir que les encantó, que se emocionaron, vamos, y me pidieron que les hiciera copias para ell@s o para sus mamás.

Un besazo

Rosario Troncoso dijo...

Me encantas. Eres una poeta excepcional.
Sigue así.
Un besazo.

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Carmencita, hermosos versos.

Me gustó esta expresión:

"sonrisa analgésica"

Besos.

viento! dijo...

gracias tambien,
a las mujeres como tu, que cogen su pluma y nos deleitan con las palabras bellas y justas en definiciones, mostrando la grandeza de una madre.