miércoles, 3 de julio de 2013

Azul


Verónica era toda color avellana, cáscara de seda y tacones de Chanel. Bajo el vestido siempre menudo y el enrejado de medias, sus piernas no tenían fin. Las mías sí, las mías terminaban en el dobladillo zurcido a la altura de mis siempre apostilladas rodillas.
Ella me enseñó a guardar mi diario rosa en el bajo del colchón, me llenó la cabeza de ideas libertinas y de rímel negrísimo el abanico desdentado de mis pestañas. Todas las tardes jugábamos en mi habitación a ser quienes no éramos. Entonces yo me llamaba Azul y ella me prestaba sus tacones y sus sujetadores de puntilla rellenos de calcetín.

Azul liberada, Azul atrevida, Azul distinta, Azul yo.

Un día mi padre descubrió mi juego y con su látigo moral hizo de mi cáscara de seda una piel de espigón. Verónica desapareció en el fondo de mi armario y yo dejé de perseguir gusanos que nunca serían mariposas.

Años después, a veces, encuentro la puerta del armario entreabierta, y puedo oler su perfume de flores caras. Entonces la cierro con el candado de la rendición, y busco consuelo en los brazos de mi mujer. Me gusta llamarla Azul.





11 comentarios:

elf dijo...

Muy bueno. Me parece que podría desarrollarse en un cuento más extenso. Aunque así también funciona.

Anónimo dijo...

Hola Carmen, soy moy, si te tengo en facb es por seguir lo que escribes, pero mejor te seguuiré en el blog.

si esto no es tuyo es bueno, si es creado por ti es muy bueno, en mi modesta opinión. Me gusta mucho. Esto es arte.

Solo decirte que te seguiré, no por sistema, por necesidad.

un saludo. moy

Oscar Méndez dijo...

realmente está muy bueno, ha sido muy gratificante leer tu cuento, gracias.

Eduardo Madera dijo...

Entre mis géneros favoritos están el cuento corto y la minificción. El texto me parece perfecto así, pues cumple su cometido. Es muy bueno...

Eduardo Madera dijo...

Por cierto, te recomiendo un cuento llamado "Todos se han ido a otro planeta", del cuentista mexicano Edmundo Valadés.

Buscador de buscadores dijo...

¿quién dijo que los colores no tienen género?
Buenísimo, veo que te fluyen las letras, de las buenas.
Un saludo, paisana.

La alucinogena dijo...

he... el titulo de tu blog-- famosa frase... la decía mi abuelo

Tesa dijo...

Ni en Ikea tienen tantos armarios como los hay por ahí, alojando Azules.
Me gusta el texto.

T.

warriorV dijo...

Buscando el apeadero, he dado con tu blog. Me parece estupendo este post. Más que nada, porque la lectura ya no me divierte.

Carmen dijo...

Me parece increíble que nos os haya agradecido estos comentarios tan gratificantes cuando tuve que hacer. Gracias de todo corazón. (Moy, millón de gracias)

Reme Aguilar dijo...

Breve pero de contenido conciso y gran expresividad; me ha encantado el tema y la inocencia y sencillez que destila. Muy bueno, enhorabuena.