domingo, 15 de abril de 2012

Hay ropa tendía


      A base de tanto oírla y alguna menos pronunciarla, ya no me parece extraña, pero antes, mucho antes, esta expresión siempre extemporánea me turbaba, sobre todo cuando literalmente y para mi asombro comprobaba que efectivamente no había ropa tendida. Pero claro, esos eran los años de las películas de rombos, de las conversaciones sobre el innombrable proceso de hacerse mujer de la niña, y el año en el que no dejábamos de encontrarnos insólitos y viscosos globos blancos en el llano del pabellón. Ahora no es lo mismo, ahora nada sorprende a un niño, todo está explicado, todo sabido y todo comprendido.

      Desapareció por siempre la sombra de duda que proyectaba la ropa tendida.

 
      Apunte: Su origen es el argot carcelario y originariamente, cuando los reclusos estaban conversando sobre algún tema que era solamente de su incumbencia y no querían que los guardas se enterasen, al acercarse alguno de los vigilantes, decían ojo... hay ropa tendida, dando a entender que era el momento de cambiar de tema.

14 comentarios:

genialsiempre dijo...

Bueno, aunque he puesto en Facebook que no entendía nada, l´´ogicamente, al explicar lo del argot carcelario ya me he encontrado en mi terreno y ahora lo comprendo todo.
Pero chiquilla,lo que no dices es qué te parece mejor, si antes o ahora

Luciérnagacuriosa dijo...

Carmen, hoy José María no se entera de nada, jajajajaja!! Seguro que tanto en tu casa como en la mía había unos tendederos preciosos, perfumados y por tamaños, como en toda casa de vecino. Y yo me pregunto: es mejor que los niños no tengan ya sorpresa ante nada? Sería una buena tertulia, sin duda.

Carmen dijo...

¿pero es que lo de la ropa tendía no se dice por tu tierra?, para mí que era una expresión universal!!!!, jajaja. Bueno, pues ya aclarados, os confieso que no sé que es mejor, si la inocencia de antes o la picardía de ahora. A los dos extremos le veo los inconvenientes, y a los dos las ventajas. De todas maneras, sí es verdad que nosotros crecimos ajenos a las tecnologías y pensando que los niños venían de París, y ahora no tenemos menos valía que los que crecieron mas "espabilaos". Sí, creo sin duda que en ese sentido los niños deberían involucionar un poco. Gracias compañeros. Besos.

José María Arroyo Bermúdez dijo...

De nuevo te digo que me encanta la imagen, bonita por su ejecución y por su emplazamiento. Ropa tendía... agui... al loro... En cuanto a el espabilamiento de las nuevas generaciones, lo son para lo que no debieran y no para lo que debieran. El hormigón necesita de su tiempo de fraguado, si no se respeta, se agrieta. El ser humano también.

genialsiempre dijo...

La verdad, ya sin bromas, es que es una expresión tópica que por los madriles no se usó mucho, quizás porque allí la eduacación era más permisiva (ya se sabe, las grandes ciudades). Sin embargo, en lo del argot carcelario tuvo mucha más exteensión, llegando a decirse por derivación en los ambientes estudiantiles, cuando se acercaban profesores

Luciérnagacuriosa dijo...

Tendremos que estar al liquindoi (dedo al ojo rápidamente)si hay ropa tendía...

Pedro dijo...

Lo cierto es que ya hace bastante tiempo que no la oigo, pero en mis tiempos de estudiante y de trabajador asalariado sí que la utilizábamos mucho cuando se acercaban los profes o jefes; no sabía de donde provenía, pero ahora lo entiendo todo, jeje, ¡qué cosas!

Club de Lecturas Libres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Equilibrista dijo...

Qué interesante. Me ha gustado cómo lo has contado.

También escuché esa expresión de mis padres, tíos y abuelos. Recuerdo especialmente mi tía abuela María diciéndolo en una cena de Navidad cuando se estaba tocando un tema tabú (seguramente algo picante, pero que no tenía nada que ver con ningún platillo de la cena).

Yo me quedaba pillado y confundido, tardé tiempo en darme cuenta de que el objeto (indirecto) de aquella expresión éramos yo y mi hermana.

Fite tú

Buscador de buscadores dijo...

Siempre habrá tabú sobre algunos temas. Si acabamos con unos, inventaremos otros. Deberíamos comenzar a comprendernos en profundidad. Hasta entonces, no habrá evolución. Nunca la ha habido.
Besos, paisana.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Vengo de la casa de Arroyo... es tío, encontré tu puerta abierta y entré.

Un saludo desde "Tomara que tu viera..." me voy a recoger la ropa tendida... volveré.

Antevasin dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhh!!!! !Qué curioso!

Ana Márquez dijo...

Pues no sabía de dónde venía la expresión, mira, ya sé una cosita más :-)Un besito, guapa, y gracias por estar ahí siempre incluso cuando yo no estoy. Eres un tesoro.

Anónimo dijo...

Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... datacredito bogota