domingo, 14 de diciembre de 2014

Viaje al Centro de la Envidia.




















Se llama Anita Bin y exhibe constantemente fotos de sus viajes solitarios de mochila. Lo hace sin restricción de público, con la clara intención de no ponerle puertas a la envidia, por eso yo, sin ser su amiga, ando día y noche rastreando sus inagotables pasos y su vida descolocada.

Ayer publicó las fotos de Nicaragua: Sonríe mientras pisa selvas de un verde impoluto,  ante el olor a vómito de un volcán y sonríe saltando sobre la acera tierra de unas fachadas color parchís. También tiene fotos coronando  montañas verticales en los  Alpes suizos,  desperezándose sobre desiertos de sal en Bolivia, visitando bibliotecas budistas en la India, nadando en un lago azulísimo de Tahití, tomando té en Sri Lanka, rezando a todos los Dioses de escayola,   abrazando a un niño tailandés… y en todas y cada una de ellas esa calcada, satisfecha y repulsiva sonrisa.

         Porque estoy segura de que Anita Bin, debajo de la sonrisa, tiene hueco para las necesidades mundanas, y la imagino echando de menos alguna vez la tranquilidad de dormir entre sábanas propias,  una comida de empresa y las doce transferencias. Incluso quizás eche de menos un domingo de diciembre debajo de la mesa camilla, distinguir el olor propio en una habitación, el albornoz y la lata de la costura, sin embargo, esa certeza hoy no ha conseguido, mientras espumo el puchero, que sus fotos no se me claven en esa parte de mi cerebro donde hacino todos  los sueños muertos.