domingo, 12 de abril de 2009

Hoy sí


Que no, que por ahí no vuelvo a pasar, que ni voy a seguir siendo tu esclava, ni tu reina sin trono, ni tu alfombra de paso. Que me tienes harta, que no tengo vida, que me la estás consumiendo como se consumen las pilas de mi reloj. Qué te habrás creído tú, que mi madre me parió para dedicarme a ti, que no tengo más tiempo que el que te regalo, que no hay nada detrás de estas cacerolas. Me voy, ¿te enteras? Me voy a donde nadie como tú me pueda alcanzar, donde tu especie se haya extinguido, me voy donde ni tu nombre me venga a la cabeza. Y no me llores, que ya hasta tus lágrimas me huelen a mierda...Ejem Ejem...Si cariño, hablando sola otra vez, tu sabes de mis manías...¿te preparo ya la cena?

6 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Del dicho al hecho hay mucho trecho...

Hazlo

Pedro dijo...

La vida misma. Una lástima, pensé que era otra que había visto al fin la luz, pero no, sólo fue el reflejo de una lágrima brillando en la oscuridad.

genialsiempre dijo...

Cruel e irónica, pero siempre da gusto leerte.

José María

Dani7 dijo...

Mi Reina si tiene trono. Ojala que ella lo sienta y que yo siempre lo vea.

Jonas :D dijo...

la fantasia siempre supera la ficcion de la realidad... Suerte q ninguna delas dos es verdad!

Anónimo dijo...

Mierda!, con lo que me hubiera gustado oirle a él que no se fuera, que iba a cambiar. Un saludo.