lunes, 30 de marzo de 2009

Debajo de un Burka

Creo que las cenas me hacen daño, al intentar dormir últimamente sólo consigo extrañas pesadillas. Sueño que vivimos en el siglo XXI y que el progreso ha llegado a nuestras vidas. No os riais, pero creo ver hasta hombres comprar pasajes a la luna y regalar estrellas. Al despertar todo vuelve a su sitio, el progreso del siglo XXI se disuelve en mi almohada, de nuevo la realidad del tiempo en que vivimos, el siglo donde aún hay mujeres en el mundo que están condenadas a vivir ocultas debajo de un burka, mujeres con un futuro hipotecado, con un marido impuesto al que les deben total entrega y obediencia. Mujeres carentes de derechos, constantemente juzgadas, expuestas siempre a maltratos inhumanos.
Entre otras injusticias, esta es una de las que me hace volver a la realidad cuando sueño con el progreso.

Y aquí un testimonio desgarrador de una de esas mujeres que ven la vida a través de su celda de tejido.


6 comentarios:

Radamanth dijo...

realmente conmovedor el testimonio de esta mujer, y tienes razon cuando volvemos la vista hacia los paises islamicos en que los talibanes han impuesto su lei, el progreso se nos diluye, y el que desde los paises denomidados del primer mundo solo se dediquen a mandar ayuda humanitaria y no hagan nada por estas mujeres suena demoledor, hay que ser muy valiente para vivir esa realidad día a día, hay que ser muy valiente para traer niñas a ese mundo cruel en el que son tratadas cual animales, sin derechos,sin libertades, completamente anuladas, vendidas a sus maridos dejan de ser la propiedad de un padre, para en la mas tierna infancia o adolescencia pasar a propiedad de un marido que no la respetara, no la querra, y la vejara... este tema me duele pero ya no se ni como aportar un grano de arena ante tanta injusticia. El burka no es mas que una carcel que se le impone a la mujer y que termina provocandole ceguera al forzar tanto su vista para ver a traves de la cuadricula...

genialsiempre dijo...

No solo es burka ese traje que llevan las mujeres islámicas, hay otros muchos "burkas" que nos impiden la libertad y que no nos dejan ver las miserias, pero ¿hacemos algo?

José María

Alinando dijo...

Conmovido.

Hace poco leí que los recuerdos son los únicos paraísos de donde no podemos ser expulsados. No sé si modestamnte podemos hacer algo por ellas, pero lo que sí les deseo con toda mi alma a esas mujeres es que tengan al menos bonitos recuerdos donde refugiarse.

Pedro dijo...

Progresaremos tecnológicamente, pero en lo referente a lo humano, creo que vamos hacia atrás. El Burka es sólo un ejemplo de tantos otros que existen.

Un saludo.

Relatos on the rock dijo...

La promesa de progreso del siglo XXI es una falacia. Hemos crecido esperando un milenio ficticio, modelado en la televisión a gusto del mercado y el dinero rápido. Al fanatismo de los beneficios económicos se opone este otro inhumano, supuestamente religioso, que esconde el derecho a la vida de las mujeres y la soberbia más primitiva de muchos hombres. El burka no es el Islam, es pura maldad.

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Los musulmanes viven en el feudalismo. Los jerarcas reciben las regalías por el petróleo y esclavizan a los súbditos, con las mujeres siempre se ensañaron.

Hicieron la guerra santa y ocuparon España por 8 siglos. ¿No fue así? Si ahora pudieran, vuelven a hacerla. Como consideran que no van a tener éxito, el terrorismo hace el trabajo.

Las mujeres siempre han sido víctimas de las religiones machistas. Aunque he observado que entre los más pobres, sufren todos los miembros de la flia., a los hombres-niños casi los mandan a morir.

Realmente, las religiones son un suplicio, a veces. Esto hace perder la fe a cualquier creyente.

Espero que la humanidad sea más libre y humana.

Un abrazo desde Argentina.